Historia

La expedición de Jofré de Loaiza en 1525, cuando llega al río San Idelfonso (hoy Río Gallegos) y la encabezada por Simón de Alcazaba en 1535, quien por primera vez lo llama Gallegos, son las primeras noticias históricas de la actual Ciudad de Río Gallegos.
De aquellas lejanas épocas de la conquista europea no quedan otros datos concretos. Muy posteriores son los primeros indicios de población. El precedente más concreto proviene de la gestión de Carlos Moyano, quien en 1883 es designado Gobernador del Territorio de Santa Cruz.
El Gobierno Nacional convencido de la necesidad de preservar la soberanía en las costas patagónicas , destaca al buque Villarino al mando del Capitán Federico Sphur, para que realice el viaje regular entre Buenos Aires y los puertos de la Patagonia. Río Gallegos, nace al instalarse la Sub Prefectura Marítima, el 19 de Diciembre de 1885. Su destino era al parecer muy modesto, en el aspecto material, pero de denso contenido por su finalidad: “ejercer dominio permanente , directo y categórico sobre el extremo continental del país, en el marco de la defensa de nuestra Soberanía”.
En el año 1888 el entonces Gobernador Don Ramón Lista decide trasladar la Capital del Territorio , que funcionaba en Puerto Santa Cruz a Río Gallegos. Este acto tuvo ratificación oficial el 19 de mayo de 1904, fecha en que el Poder Ejecutivo promulgó el Decreto correspondiente. En el año 1957, el territorio de Santa Cruz es declarado Provincia , siendo su primer Gobernador, el Dr. Mario Cástulo Paradelo.
El primer municipio patagónico se creó en el Chubut. Los galeses llevaban las instituciones públicas metidas en la carne, con la idea de la soberanía popular en la sangre. Surgió el segundo en Viedma, que de la España grande heredamos los argentinos el amor propio. El tercero fue el de Río Gallegos.
El nacimiento de la Comuna como expresión auténtica de la voluntad del vecindario, ocurrió aquí en las postrimerías de 1907.
Fue aquel un tiempo de muchas novedades para nosotros: el primer Concejo; aunque breve, la aparición de un periódico de mucha trayectoria; la fundación de una prestigiosa entidad mutualista, etc.

Origen del nombre de la ciudad El nombre de nuestra ciudad se origina en las primeras expediciones de la Corona Española por estos territorios. En realidad el río que baña sus costas fue inicialmente llamado “San Alfonso” o “San Idelfonso”. Hacia el año 1.526 (expedición de Fray García Jofré de Loaiza) El nombre definitivo fue impuesto por la Armada que recorrió nuestras costas en el año 1.535, al mando de Simón de Alcazaba. Luego Sarmiento de Gamboa en el año 1.584 lo reconoce como Río Gallegos.El pueblo que mucho tiempo después crecería en la margen derecha de dicho río toma naturalmente, por el uso y costumbre, el nombre de “Río Gallegos”, “Puerto Gallegos” o “Gallegos” indistintamente. Recién en el año 1.942 se oficializó, mediante un Decreto del Gobierno Territorial como Río Gallegos.

El Concejo del año 1912 Dado que la Ley nº 1.532 estipulaba que las localidades de más de 1.000 habitantes debían elegir sus autoridades municipales, en 1.911 se ordenó la confección del censo local. Su resultado fue positivo por lo que en forma inmediata se convocó a elecciones para principios del año 1.912 y resultaron elegidos los siguientes vecinos Ricardo Usher Blanco, E. Ruthven Hood, Agustín Borgialli, Silvano Picard y David Anderson (aunque este último renunció casi al asumir) En la primera sesión se eligió como Presidente al doctor Usher Blanco y aquí cabe hacer una aclaración.En estos tiempos quien resultaba elegido para ese puesto, desempeñaba las funciones que hoy le tocan al Intendente Municipal, esta situación se dio hasta el año 1.959, cuando efectivamente se eligió un Intendente, el doctor González Landa, bajo el imperio de la Ley nº 55.

El Concejo Deliberante es esencialmente un cuerpo normativo y deliberativo, totalmente autónomo. Es decir, que no depende de ningún otro poder constituido, sea este municipal, provincial o nacional.Los Concejales que lo integran, además de dictar Ordenanzas que regulan todo el funcionamiento de la ciudad, siendo auténticos representantes de los vecinos, son el natural y más eficiente control de la gestión que realizan todos los funcionarios de la Municipalidad.

Otra acotación de importancia es el mencionar que no siempre Río Gallegos contó con un Concejo Municipal elegido democráticamente por los vecinos, hubo grandes períodos de tiempo que el Municipio estuvo intervenido estando al frente de la administración un Comisionado o Comisiones Municipales designadas por el Gobernador. La labor de este primer Concejo fue en extremo fructífera; había muchas cosas por hacer en Río Gallegos y ellos las emprendieron con entusiasmo: limpieza de calles, catastro inicial para la percepción de los impuestos, Ordenanza de Higiene, animales sueltos, tránsito vehicular, tasas de alumbrado y limpieza, etc.

El Concejal: Primer intérprete de las necesidades ciudadanas y de las problemáticas de la ciudad, tienen que vincularse con los vecinos a partir de su sentido de pertenencia para consolidar y vigorizar los aspectos sociales, políticos y culturales de la comunidad. Deben ser intérpretes de la comunidad, afianzando y recreando este vínculo desde su compromiso y responsabilidad, desde esta institución como célula inicial de toda organización social. Aceptando los desafíos en este escenario de 2.008 reafirmando hoy más que nunca ese rol, comprendiendo desde el Concejo los sueños, expectativas y demandas para que sin temor se pueda conciliar con la realidad que nos toca vivir.